jueves, 21 de febrero de 2013

Estética de la mujer libanesa

Hoy quiero compartir con vosotras un post algo diferente y es que son muchas las lectoras de PonTgirly quienes en varias ocasiones me han pedido que les hable de las tradiciones, costumbres y visión de la belleza por parte de las mujeres libanesas, de manera que he decidido escribir de forma general un post analizando las características estéticas y de moda más llamativas de la mujer libanesa actual, así que allá voy. 

Espero de corazón que os guste este artículo y que os acerque un poco a la realidad actual de la mujer del Líbano.

A día de hoy aun hay quienes no saben dónde se sitúa exactamente el Líbano y para ubicarnos debéis saber que es un país muy pequeño (tiene solo 10.450 Km2 de superficie) situado en la zona de transición entre oriente y occidente y está bañado por el Mar Mediterráneo. Es la puerta hacia Oriente Medio donde convergen multitud de tradiciones culturales y donde conviven seguidores de las tres grandes religiones monoteístas. Es importante situarnos dentro de este contexto para entender la mentalidad y costumbres de las libanesas ya que han vivido durante décadas bajo el azote de multitud de guerras y conflictos civiles y en el punto territorial donde las culturas de Europa y Oriente se unen. 

Mi padre os diría con orgullo que somos "descendientes de los Fenicios" pero en verdad los libaneses de hoy en día son el resultado de la mezcla de multitud de razas y culturas (árabe, aramea, griega, fenicia, romana, etc.) de lo cual se deriva su enorme riqueza cultural. Todo esto ha influido en el modo de vida y en la forma de entender la belleza de las libanesas. Su admiración por Europa y el estilo de vida europeo (sobre todo francés) se hace visible en cada rincón del país y por poneros un ejemplo de esto, os diré que en muchos colegios los niños realizan sus estudios íntegramente en francés y árabe.

(El Castillo del Mar en Sidón, Líbano)

(Centro de la capital, Beirut)

(Ruinas romanas de Baalbeck, Libano)

El carácter y aspecto de la mujer libanesa dista muchísimo de lo que estamos acostumbrados a ver en las mujeres árabes, en su mayoría se las podría considerar como mujeres occidentales, salvo en el caso de la población musulmana del país. 

Son mujeres independientes y modernas, estudian y trabajan como podemos hacerlo cualquiera de nosotras y no se ven limitadas en estos aspectos. Tengo primas que son totalmente independientes y han centrado sus vidas en sus carreras profesionales siendo medicos, licenciadas en física, economistas, etc. y todas libanesas (y musulmanas). Con esto quiero deciros que allí disfrutan de la misma libertad que podemos disfrutar las mujeres occidentales. Su vida es bastante diferente a la de otras mujeres de Oriente Medio y Próximo.

A grandes rasgos la mujer libanesa se caracteriza por sus ojos de forma almendrada, su piel aceitunada y su cabello oscuro. Pero como ya he dicho, la mezcla de culturas y el mestizaje racial han hecho de las suyas con el paso de los siglos por lo que en la actualidad nos encontramos tanto mujeres de ojos y cabello claros como morenas de ojos oscuros que bien podrían pasar por extremeñas o andaluzas. 

(Najwa Karam, cantante libanesa)

La verdad es que salvo por los ojos oscuros y almendrados (heredados de mi padre) no creo que yo misma encaje para nada en el estereotipo libanés para la mujer pero qué le vamos a hacer, soy bajita, rellenita y paliducha, poco femenina (algo curioso teniendo un blogg cuyo nombre es "PonTgirly" xD), lo más triste es que tampoco he heredado mucho que digamos de la gracia cordobesa de mi madre, a ver que tampoco voy a decir que soy un cayo malayo pero si vieseis a las mujeres libanesas de a pie... vamos que pasaría totalmente desapercibida por las calles de Beirut pero oye! que, a mi manera, yo también tengo cierto encanto ;-p, 

(Esta soy yo)

Volviendo a las libanesas, su gusto por la estética y la belleza hacen de este país un lugar donde la cirugía estética tiene multitud de adeptas, de hecho es el país que encabeza con diferencia el listado de lugares donde más operaciones de estética se realizan en el mundo. Una de cada tres libanesas reconoce haberse operado alguna zona de su cuerpo llegándose a realizar hasta 1.500.000 operaciones de estética al año. Sinceramente no lo entiendo porque vienen guapas "de serie" pero bueno, cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que desee pero me resulta triste que hasta se haya comenzado a explotar el tema de la cirugía estética como atractivo turístico en el país. Y digo que me resulta triste porque considero que Líbano tiene patrimonio cultural, artístico y paisajístico más que suficiente para ser un reclamo en sí mismo.

(Haifa Wehbe, cantante y actriz libanesa)

Algo de lo que me he ido dando cuenta con el paso de los años es la "obsesión" que tienen con lo occidental. Admiran sobremanera todo lo que lleve sello francés, italiano o español y creo que su gusto por el lujo se deriva en parte de la época en que Líbano fue considerado "la Suiza de Oriente". Las joyas y la pedrería no pueden faltar como complementos para ellas, y cuanto más grande sea el "joyón" mejor. Aun recuerdo un brazalete que una de mis tías le regaló a mi madre hace años, era de oro, lleno de brillantes, tan grande como mi puño y pesaba una barbaridad, tenía forma de serpiente y mi madre aun lo conserva, pero no se lo ha puesto nunca. ¿Os imagináis ir con eso a comprar al Mercadona? En el Líbano sería normal, pero en Aluche...no se yo...

Las libanesas son presumidas y muy, muy femeninas, con cierto porte "estirado" y aristocrático. Siempre a la moda e intentando lucir un aspecto impecable, tras lo cual se aprecia que existe una durísima dictadura de la perfección física que hoy en día afecta a sectores cada vez más y más jóvenes entre las mujeres. Evidentemente no podemos generalizar, ya que no todas se pueden incluir en esta descripción, pero si se puede afirmar que esto afecta a la inmensa mayoría de las mujeres libanesas.

(Haifa Wehbe, cantante y actriz libanesa)

Los salones de belleza son puntos de encuentro y reunión donde no sólo acuden a realizarse tratamientos sino que suelen pasar bastante tiempo en ellos, tomando té y pasteles y socializando con las demás mujeres (nunca, jamás encontraréis un hombre en estos salones, ellos tienen sus propias barberías). Son una especie de "santuario" por llamarlos de una manera que os transmita la importancia de estos lugares ya que además en ellos, las mujeres musulmanas aprovechan para retirarse el velo y las chilabas, para relajarse y disfrutar con la tranquilidad de saber que "lo que pasa y se habla en el salón, se queda en el salón". Son su pequeña parcela privada de libertad (esto se refleja muy bien en la película "Caramel" de la que os hablaré más adelante). Llega a ser una rutina bastante importante en sus vidas ya que acuden casi a diario o como mínimo, una vez por semana. Yo aún recuerdo cuando mis tías nos dejaban a todos los niños al cargo de mi prima mayor y se llevaban a mi madre al salón de belleza desde bien temprano en la mañana. 

Las tendencias que marca Líbano se extienden como la pólvora en el resto del mundo árabe, que ve a Beirut como la capital de la moda y admira a través de la televisión a esas divas de cuerpos y rostros perfectos. Dos de los ejemplos más llamativos son las cantantes y actrices Haifa WhabeNancy Ajram. El caso de esta última es especialmente llamativo ya que comenzó a operarse siendo casi una adolescente y fue transformando su rostro hasta parecer una mujer totalmente diferente. Hoy es la cantante mejor pagada y más influyente del mundo árabe, según la versión árabe de la revista Newsweek. En estas dos imágenes se pueden contrastar el antes y el después:




(Nancy Ajram, actriz y cantante libanesa)



Hace algunos años se rodó una película bastante interesante que nos muestra este lado cosmopolita y moderno de la mujer libanesa. Se trata de una producción franco-libanesa cuyo título es "Caramel" ("Sukkar Banat" en árabe) y está dirigida por Nadine Labaki (en la imágen de la derecha). 

El título de la película se inspira en una mezcla de agua, azúcar y limón que es usada por las libanesas como método tradicional de depilación, y la trama se centra en cinco mujeres que viven en Beirut, la capital del Líbano. 

Una historia sencilla que presenta a cinco mujeres cristianas y musulmanas cuyo punto de encuentro es un salón de belleza y cuyos temas de conversación son las ataduras de las tradiciones, el matrimonio y el amor, la represión sexual y la lucha por combatir el curso natural del envejecimiento. 

Una obra maestra que supone un reflejo impecable de la sociedad libanesa y del rol que desempeña la mujer de a pie en ella.


Ni qué decir que la película no tiene desperdicio y que os la recomiendo ya que además de mostrar la sociedad y el papel de la mujer en el Líbano de antes de las guerras, es una comedia con puntos bastante divertidos.

Pero no quiero llevaros a engaños, ya que aunque la mujer libanesa ha logrado multitud de avances en cuanto a igualdad social y modernización, no podemos olvidar que se trata de un país árabe, donde la parte musulmana tiene un fuerte peso en la sociedad y existen fuertes tradiciones bajo las que la mujer ha jugado un papel secundario y donde aun queda mucho camino por recorrer y muchos derechos por los que luchar. Sobre todo en la parte musulmana de la sociedad donde las mujeres lucen el conocido Hiyab y siguen las tradiciones islámicas, aunque no de forma radical o extremista como en otros países árabes (a esta parte pertenece mi familia y esta lucha de libertades constante cuando no se está de acuerdo con la religión es algo que me toca muy de cerca). Amo la cultura árabe, porque entre otras cosas, es una parte fundamental de quien soy a día de hoy, son mis raíces, pero tengo mi propio pensamiento sobre las cuestiones religiosas.

(Fotograma de "Caramel", 2007)

Para concluir este larguísimo post diré que estoy muy orgullosa de mis raíces árabes pero también de las españolas y que lo que más admiro del Líbano y las libanesas (aparte de su riqueza cultural y su eclecticismo) es su fortaleza, su capacidad de resurgir de las cenizas y salir adelante pese al azote de los constantes conflictos bélicos. Pero como esto es un blogg de belleza terminaré diciendo que sí, las mujeres libanesas son bellas, bellísimas y con una personalidad y estilo difícil de igualar pero en mi opinión deberían tomarse el tema del bisturí con algo de moderación ya que en ocasiones sus rostros resultan muy, muy artificiales (véase los ejemplos anteriores).

Pero por otro lado no concibo a la mujer libanesa sin sus kilos de maquillaje, sin esos ojos marcados por el khôl y los ahumados "in extremis" y sin esos labios carnosos que destacan (muchas veces en exceso) con perfiladores y labiales potentes, son su sello de identidad y a mi sinceramente me encantan. Por supuesto tampoco pueden faltar las melenas largas y las cejas perfectamente dibujadas.

Y bueno, esto es todo, pero no puedo despedirme de otra forma mejor que dejando por aquí un par de video-clips musicales de alguna de las artistas que he nombrado en este post para que conozcáis un poquito de la música que hacen las libanesas (están en árabe, evidentemente, pero son graciosos y creo que os van a sacar una sonrisa a más de una). Los dos primeros son de Nancy Ajram, quien participó en el mundial de fútbol de 2010 con su música y el tercero es de una canción infantil de Haifa Wehbe:






Espero que os haya gustado este post y os animéis 
a compartir vuestra opinión en la zona de comentarios.

¡Un abrazo a todas!

27 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante para mí, no dudes en comentar esta entrada y decirme lo que piensas sobre ella. ¡¡MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOGG!! ^_________^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reseñas de cosmética asiática:

 

©2011 PonTgirly | diseño Kiki Design Arts